Todos cuando nacemos tenemos reflujo, todos vomitamos como parte de la inmadurez de nuestro sistema digestivo y de esta parte de la union de esófago con el estómago.

¿Cómo diferenciar entre el reflujo fisiológico y un bebé con enfermedad gastroesofágica?

Reflujo fisiológico o vomitador feliz.

Es aquel bebé que vomita, pero tiene un buen crecimiento y está estable dentro de la curva de peso y talla. Se alimenta normal y aunque vomita sigue jugando tranquilamente. Los regurgitares felices no necesitan ningún tratamiento con medicamentos; Solo tener en cuenta lo siguiente: 

  • Evitar sobrealimentarlo o alimentarlo con demasiada frecuencia. 
  • Apenas termina de comer se debe evitar acostarlo o jugar con él inmediatamente.
  • Revisar el área emocional de la madre. Esto influye en el comportamiento del bebé. 
  • Revisar la alimentación de la madre. Pues aunque el bebé no sea alérgico, puede ser sensible a algún tipo de alimento. 

“Aunque no hay evidencia científica sobre la influencia de la alimentación de la madre sobre el reflujo del bebé cuando es amamantado; la práctica pediátrica ha mostrado grandes mejoras en el bebé cuando la madre suprime ciertos alimentos como: los lácteos, gaseosas, comidas rápidas, embutidos, productos artificiales, muy procesados, o el trigo”.  

  • Procurar sacar los gases al bebé/niño; sin embargo hay que tener en cuenta que hay niños que no votan gases, especialmente los que son amamantados que tienen buen agarre. 

– Acostarlo del lado izquierdo y después de una hora al lado derecho.

  • Evitar acostarlo horizontal, por el contrario acostarlo en una inclinación de 30 a 45 grados.  

¿Cuándo Pasa el reflujo fisiológico? 

Cuando el bebé empieza a sentarse y a sostener por sí mismo su cabecita. Eso es aproximadamente a los 6 meses. 

Reflujo Gastroesofágico.

Cuando el Bebé/niño vomita con frecuencia, sumado a que está irritable persistentemente. Come, come y en vez de ganar, pierde peso. Es un niño que no duerme bien, que tiene momentos de ahogo y se pone morado porque deja de respirar. Viven congestionado de la nariz, les suena la nariz o la garganta como si roncara. Es un niño que no está bien dentro de la curva de crecimiento e incluso llega a vomitar sangre. Este es el niño que entra dentro de un cuadro de estudio, pues es posible que tenga una enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Nota: Los bebés recién nacidos normalmente pierden entre 100 y 200 gramos la primera semana de vida, así que esto no cuenta dentro de la categoría de enfermedad gastroesofágica. 

¿Cuándo tratar el bebé o niño con reflujo y durante cuánto tiempo?

Cuando esto síntomas se presentan y persisten, se debe buscar un pediatra de confianza, hablar con éste sobre los síntomas, para evalúar las causas y establecer un tratamiento.  Los tratamientos oscilan entre 4 a 12 semanas, dependiendo de la condición y la gravedad del reflujo del niño.  Hay opción de tratamiento con medicamento químico o con medicamento homeopático.

Masaje chino para manejo del reflujo en bebés: 

Poner el pulpejo (huella) del dedo pulgar 2 o 3 centímetros por encima del ombligo del bebé (por debajo de su esternón), hacer un poquito de presión y un masaje circular en dirección de las manecillas del reloj, lentamente, 30 veces.  Hacerlo todas las noches hasta que el reflujo pase. 

Acompañamiento de la Dra. Tatiana Rincón Luna.

Pediatría Integrativa

Experta en BLW

Master en Medicina Alternativa

Coach Nutricional.

¿Deseas Recibir Noticias?