¿Por casualidad la enfermera que te acompañó luego del parto o el pediatra que vio a tu bebé te dijo que debías darle teta cada dos o tres horas y que debías darle 15 minutos de un seno, sacarle los gases, y darle 15 minutos del otro seno?

Eso me sucedió a mí con mi primer hijo. Literal vivía con el celular a la mano para llevar en el cronómetro el tiempo de cada toma de mi bebé… ¡Hasta que conocí la verdad y la verdad me hizo libre! Jejejejejejeje.

¿QUÉ ES LA LIBRE DEMANDA?

Amamantar a libre demanda es dar teta cada vez que el niño lo pida. Es hora de olvidarse del reloj y dar pecho con el agarre y la posición adecuada. En la lactancia no deben existir horarios rígidos con un cronómetro para que el bebé tome seno, no existen horarios específicos cuando se trata de un bebé nacido a término, ni tampoco con un tiempo de toma en cada seno ¡Las tomas no tienen horario!

La lactancia a demanda no es una nueva moda que se inventó un grupo de mamás hippies, anarquista o locas irreverentes contra el sistema ¡NO! Sino que es retomar la forma de alimentar naturalmente por generaciones, sino lo crees, pregúntate ¿Cómo hacían las mamás hace 200 o 400 años cuando no existía los relojes de pulsera? ¿Crees que, con un reloj de péndulo, de sol o de arena se podía llevar la cuenta de las tomas y sus frecuencias?

Como dice el Pediatra Español Carlos González en su libro Un regalo para toda la vida: “A demanda significa en cualquier momento, sin mirar el reloj, sin pensar en el tiempo, tanto si el bebé ha mamado hace cinco horas como si ha mamado hace cinco minutos.” (RESALTAR ESTA FRASE)

¿CÓMO SE PRODUCE LA LECHE?

Para entender por qué es importante la libre demanda, es necesario que entendamos cómo se produce la leche.

Luego del parto, nuestro cuerpo es como una fábrica que al nacer el bebé envía la orden de producir lo que el bebé necesita para su supervivencia: Leche materna. Cuando el bebé se pega al pecho, en el pezón y la Areola hay receptores sensitivos y nervios que se activan enviando la directriz al cerebro que el cliente tiene hambre y hay que preparar su alimento.

En nuestro cerebro una glándula llamada hipófisis es la encargada de activar la maquinaria para que se produzca la oxitocina y la prolactina, que son las dos hormonas encargadas de ir por la sangre y tomar de ella lo que necesitan para fabricar la leche. La PROLACTINA se encarga de llevar la leche a los senos y la OXITOCINA se encarga de que salga (Eyectarla) por los pezones para que el bebé la pueda consumir fácilmente.

Pero ojo, no son las únicas hormonas que trabajan en pro de la producción de leche. Hay una tercera hormona, llamada FIL (FACTOR INHIBIDOR DE LA LACTANCIA), la cual es un mecanismo de control para que la leche no salga a chorros cuando no se requiere. Ayuda a que la producción de leche sea mesurada, oportuna y suficiente. Por tanto, si bebé deja de tomar ésta se encarga de retener la leche hasta que bebé vuelva a pedir. Funciona de manera independiente en cada seno.

Así se estructura un ciclo de demanda y producción. Entre más el bebé pida, más se produce; por el contrario, si el bebé no pide o no hay estimulación de extracción en los pezones pues no hay producción.

¿AHORA ENTIENDES LA IMPORTANCIA DE LA LIBRE DEMANDA?

Cuando dejas que el bebé se pegue al pecho cada vez que lo requiera, la producción será constante para satisfacerle. TUS PECHOS PRODUCEN LO QUE TU PEQUE NECESITA.

OJO: Cuando creemos que bebé queda con hambre y empezamos a introducir teteros con leche de fórmula para “complementar”, lo que hacemos es enviarle el mensaje a nuestro cerebro que bebé necesita menos leche por tanto la producción de ahí en adelante se aminora cada vez más.

RECUERDA:

La leche materna es un fluido vivo, por eso ésta se adapta a las necesidades del bebé y su composición cambia incluso en una misma toma. Pues apenas pegas al pecho a tu bebé, la primera leche que se produce tiene más contenido de agua para calmar la sed del peque; luego se produce la leche con más contenido graso y proteico, la cual es la que ayuda a que bebé aumente de peso. Por ello se debe permitir que la toma sea hasta que el peque suelte el pecho o la mayor cantidad de tiempo posible, así toma de ambas leches.

Sin embargo, si ves que bebé toma solo 5 minutos de un seno, no te preocupes, pues en la siguiente toma lo pegas del mismo pecho para que aproveche a sacar ambas composiciones de la leche.

MITOS QUE INTERFIEREN CON LA LIBRE DEMANDA

Los opinólogos te dicen:

“Si le das al bebé leche cada vez que te pide, lo estás mal acostumbrando y después cuando entres al trabajo vas a tener problemas.”

“Tu leche es pura agua, eso no lo alimenta; así que compleméntale con fórmula para que quede llenito y mejor alimentado.”

¿Te suenan familiares? Pues no les hagas caso… son solo mitos.

 

 

 

¿Deseas Recibir Noticias?