¿Crees posible que una mujer puede quedar embarazada después de haber sufrido cáncer de ovario? Si te parece imposible, debes esta historia leer hasta el final.

Hace un año tuve la oportunidad de conocer a esta mujer maravillosa que hoy nos cuenta su historia para inspirarnos, motivarnos a aprovechar cada día de nuestra vida, invitarnos a ser más agradecidas y a no parar de soñar… Pero sobre todo a volver los sueños realidad; porque los milagros sí existen.

Es la historia de Tatiana Gómez Gaviria más conocida en Instagram como Tata de No más sopa mamá.

EL DIAGNÓSTICO.

Te cuento que fui diagnosticada de cáncer a los 25 años, hace 3 años, gracias a un dolor de espalda que cada día era más fuerte. Junto a mi esposo fui a urgencias sólo por quitarme el dolor y ahí detectaron que al parecer estaba “embarazada”. Pero en la ecografía lo que se vio fue un tumor de 16 cm en mi ovario izquierdo ¡Quedé en Shock!

Además del dolor de espalda había síntomas que para mí no eran graves, por ejemplo: que el periodo me duraba 20 días, y eran sólo pequeñas manchas, pero como yo sufrí de quistes toda mi vida me pareció “normal” y nooo, no era normal. Así que chicas échenle ojo cuando vean síntomas raros en sus períodos y en su cuerpo.

LUEGO DEL DIAGNÓSTICO ¿QUÉ PASÓ CON EL TRATAMIENTO?

Duró 4 meses más o menos, estuve en un tratamiento durísimo con quimioterapias diarias de 6 horas cada día, perdí el pelo y unos 20 kilos. En medio del tratamiento y como es normal mis defensas se bajaron, pero un día se bajaron a 0. Cosa que ponía fuertemente en peligro mi vida, fui aislada en un cuarto sola para que nadie me contagiara ni de piojos Jajajaa, y allí estuvimos unas semanas sin ver a Valeria ni un día. Fue demasiado duro esa parte porque tenía miedo de no salir bien. Hasta mi mamá pensó que no saldría viva de esa. Pero fui más fuerte y sobreviví.

Tata durante el tratamiento para el cáncer

Tata durante el tratamiento para el cáncer.

Luego los médicos me dijeron que estaba en remisión, y que sólo dentro de 5 años a partir de finalizado el tratamiento me dirían que estaba curada si el cáncer no volvía. Me faltan 2 años, hay días de miedo; pero confío en Dios que pasaré esos 5 años limpia de enfermedad.

¿EMBARAZADA? O ¿EL CÁNCER HABÍA VUELTO?

Ay nooo esto fue durísimo, porque cuando tuve cáncer las pruebas de embarazo eran positivas, y ahora siempre me hacen pruebas de embarazo como parte del chequeo. En uno de los chequeos me salió positiva y todos pensamos que el cáncer había vuelto, así que estuvimos bastante angustiados pero la alegría llegó cuando confirmaron que un bebé estaba creciendo ahí… ¡Si, estaba embarazada!

Embarazada de maximiliano - ecografía

Embarazada de maximiliano – ecografía

Fue un embarazo difícil en un principio pues tuve un hematoma en el útero que amenazaba al bebé. Además, nuestros médicos tenían miedo de las consecuencias que podía tener la quimioterapia en el cuerpo del bebé, ya que sólo habían pasado 9 meses de finalizado el tratamiento. Me hicieron exámenes genéticos, estuve en controles todo el tiempo, pero gracias a Dios todo resultó muy bien. El hematoma desapareció y a partir del cuarto mes fue un embarazo muy muy normal. Estoy muuuuy agradecida con Dios, porque además de darme una nueva oportunidad de vivir, también me dio la oportunidad de quedar embarazada y ser mamá nuevamente. Algo que parecía imposible; pero Él todo lo puede.

Nacimiento de maximiliano

Nacimiento de maximiliano

¿QUÉ TE DIO LA FUERZA PARA SUPERAR TODO LO QUE VIVISTE?

¡Mi hija, mi esposo y mi mamá! Ellos estuvieron todo el tiempo a mi lado y yo no pensaba en que me necesitaran, en realidad sé que mis hijos estarían perfectos con su papá en caso de yo faltar. Pero yo sólo pensaba “quiero estar con ellos, quiero reírme con ellos, tengo envidia de quienes si pueden estar y no me quiero ir”

Tata y su familia

Tata y su familia

¿QUÉ CONSEJO LE DAS A LAS MAMITAS QUE LEEN TU HISTORIA?

Que jamás se rindan, yo he sido ese 1% en todo, 1% en probabilidades que le diera un cáncer de ovario a una mujer tan joven, 1% de tener un bebé después del cáncer, y así en todo. Pero oídos sordos… Hay que seguir, luchar, lograr y no rendirse por nada. Siempre he dicho que el partido no sé acaba hasta que pita el juez. Y me refiero a todo, el trabajo, el matrimonio, las ganas de un hijo, la salud etc.

¿Deseas Recibir Noticias?