Cuando atiendo a mamás y futuras mamás en Anandi, noto que siempre vienen con muchas dudas, varias de éstas las compartiré a continuación.

Por lo general empiezo hablando sobre alimentación consciente, y es aquí donde surge la primera pregunta: ¿Qué es alimentación consciente?

Les explico que este término se deriva del Mindfulness, una filosofía que se centra en la capacidad de prestar atención plena en el momento presente. Ahora bien, aplicada a la alimentación, es la capacidad de prestar atención plena a lo que comemos y a la forma en que comemos. Además, busca mejorar la forma en que nos relacionamos con la comida, trabajando en la esfera mental y emocional.

De ahí se derivan otras preguntas como ¿Cuál es la importancia de los alimentos? Respondo que según la Medicina Tradicional China, todos los alimentos tienen propiedades energéticas que nos ayudan a nutrir, equilibrar y armonizar no solo el cuerpo, sino también la mente y el espíritu.

Comento que en occidente los alimentos se describen en términos de la cantidad de proteínas, grasas, calorías, vitaminas, entre otros; o sea, en su composición química cuantificable y esto determina si es beneficioso y nutritivo. Por el contrario, la Medicina China se basa en la energética de los alimentos, que es el estudio de los patrones electromagnéticos de los alimentos y cómo estas vibraciones (frecuencias) afectan al cuerpo humano, por lo tanto los alimentos son algo que va más allá de algo físico.

Una pregunta más que surge a medida que voy explicando sobre el tema: ¿Cuál es la importancia de alimentarnos de forma consciente durante el embarazo? Explico que es preciso hablar sobre uno de los temas en auge en los últimos años: la EPIGENÉTICA, la cual es una ciencia que estudia y se refiere al conjunto de elementos funcionales que regulan la expresión genética de una célula, sin alterar la secuencia del ADN. Mediante estos mecanismos las células tienen la capacidad de marcar qué genes deben ser expresados, en qué grado y en qué momento. Estos elementos epigenéticos pueden ser influenciados por factores ambientales, como la alimentación o el estrés, especialmente en el desarrollo embrionario.

Otro tema que no puede faltar en mis consultas es ¿Qué y cuáles alimentos se deben consumir en el embarazo y lactancia?

A continuación nombraré algunos nutrientes de suma importancia para la mamá y el bebé. En primer lugar tenemos las vitaminas A, B6,B9 (folato), B12, C, D, K, que aportan beneficios al desarrollo respiratorio, cerebral, cardíaco; ayudan a calmar la náusea matutina; previenen defectos de nacimiento; ayudan a asimilar el calcio y fortalecer los huesos del bebé; entre otros. Además del calcio, colina, hierro, yodo, magnesio y zinc que ayudan al desarrollo de huesos y dientes; ayudan en la formación cerebral, función hepática y salud metabólica; ayudan a prevenir la anemia, peso bajo al nacer y parto prematuro; entre muchos otros beneficios.

Frente a la alimentación podemos decir que hay 3 grandes grupos de alimentos saludables que trataré a continuación:

– Los carbohidratos sanos: los cuales dan energía, ayudan al intestino y nutren la tiroides y las suprarrenales. No olvidemos que las frutas y verduras también son carbohidratos, y una fuente importante de fibra y nutrientes.

– Las grasas saludables: la grasa buena es vital para un embarazo sano. Son la base de la producción hormonal y de colesterol. Mientras tanto, los ácidos grasos esenciales como el DHA y el EPA son vitales para el desarrollo cerebral del bebé en el útero; y se ha demostrado que las mamás con suficiente DHA en su dieta tienen menos riesgo de parto prematuro y bebés con pesos más sanos. Puedes elegir mantequilla orgánica; pescado graso (sardinas, salmón); aceite de coco y de oliva extravirgen; aguacate; crema de coco; aceitunas; nueces altas en grasa, entre otras.

– La proteína saludable: la proteína es la base de huesos, piel, cabello, uñas, sangre, músculos y cartílagos, en otras palabras, de casi cada célula de tu cuerpo. Y dado que estás creando en tu vientre a un nuevo ser, necesitarás bastante proteína para cubrir sus necesidades y las tuyas. Buenas elecciones son: lentejas, frijoles, garbanzos, leguminosas, lácteos enteros (yogurt, kéfir, quesos añejos), nueces, semillas, gelatina/colágeno, caldo de hueso casero.

Para finalizar, invito a las mamás y a las futuras mamás a tomar mayor conciencia sobre su alimentación, a buscar asesoría especializada en el tema y, algo muy importante, a empezar desde ya a cambiar los hábitos alimenticios. Muy pronto empezarán a verse los resultados de este cambio y los maravillosos beneficios que aportará a sus vidas y a las sus bebitos (as).

CAROLINE SÁNCHEZ ERASO

Médica General – U. Santiago de Cali
Especialista en Medicina Alternativa – U. Manuela Beltrán
Medicina Tradicional China y Acupuntura – U. de Beijing (China).
Homeopatía y Homotoxicología – U. del Bosque
Experta en Alimentación Consciente

E-mail: contacto@anandi.com.co

Web: www.anandi.com.co

¿Deseas Recibir Noticias?