¿Te ha tocado reinventarte últimamente? ¿Iniciaste el año enfrentando tus miedos para saber si puedes lograr tus propósitos? ¿No sabes cómo salir del caos en el que estás siendo mamá? ¿al tiempo que trabajas y administras la casa? Este post es para ti.

Luego de estar alrededor de 15 días en Barranquilla (en compañía de mi familia, estructurando todo lo necesario para cumplir con los objetivos del año, volví a Medellín, y tuve que enfrentar el no contar con ayuda permanente en casa, que me permitiera tener el tiempo para trabajar en todo lo que requiere Ciudad Mamá y mantener un equilibrio con mi vida familiar.

¡Estuve dos semanas en conflicto!, Tenía a mis dos hijos en casa, debía además arreglar, tener las comidas listas y sacar adelante los proyectos de la empresa. En serio, aunque hacía muchas cosas al día, sentía que no había sido muy productiva. Para serte honesta fueron dos semanas de caos, pero también fueron una oportunidad.

Debía decidir si continuar en la búsqueda de una persona que me ayudara de lunes a viernes y tener a mi hijo menor en casa, o… enviar al peque con su hermano al jardín y tener ayuda con el aseo dos o tres veces por semana. La segunda opción era la más viable para mi esposo; aunque yo moría por dentro de solo pensar en mandar al peque al jardín, terminamos decidiendo ese camino.

Esto me ha permitido estructurar mejor la rutina diaria para salir adelante con todo. Me levanto junto a mi hijo menor, más temprano que todos para bañarnos, alistarnos y él me acompaña a preparar el desayuno. Mi esposo se levanta y se alista con nuestro hijo mayor. Desayunamos, luego alisto las meriendas de los peques (que las planeo la noche anterior) y mi esposo sale con los dos chiquis a dejarlos en el Jardín. Yo aprovecho para alistar la casa y dejar preorganizado el almuerzo, luego me siento a trabajar en Ciudad Mamá hasta la hora de ir a recoger a los peques. El resto del tiempo es con ellos (aunque a veces mixto con el trabajo) y la noche definitivamente es todo para la familia.

Conclusión: Tenía mucho miedo de no poder hacer todo sola. Efectivamente primero me enfrenté a mis miedos, recordé el por qué y para qué hago todo de lo que soy responsable, organicé mi tiempo y rutinas, armé mi estrategia validando lo que podía funcionar y lo que no (prueba y error) , trabajo en equipo con mi esposo (tu lo puedes hacer con tu pareja o familia), procuro ser consistente y consecuente.

Y así voy reinventándome…

¿Qué y cómo lo has hecho tu? Déjanos tus comentarios.

¿Deseas Recibir Noticias?