Cuando estuve embarazada de mi primer hijo cometí todas las primiparadas habidas y por haber.  Estaba convencida que ir a los controles con la obstetra y asistir al curso psico-profiláctico era suficiente para entender lo que estaba pasando con mi barriguita, saber cómo debía parir y qué cuidados debía tener con mi bebé en casa.

Eso generó que delegara en mi obstetra toda la responsabilidad y control del término de mi embarazo y parto. El desenlace: una inducción no autorizada más una cesárea.

Con mi segundo embarazo no quise cometer los mismos errores,  así que aproveché todas las capacitaciones, talleres, cursos, conferencias y actividades sobre maternidad que la ciudad donde estoy viviendo me proporcionaba.

En medio de todo ese mar de conocimiento puedo entender lo que era una doula, así que definitivamente quería  el acompañamiento de una.

Fue la mejor decisión, porque mi doula me ayudó a sanar el dolor, la rabia, la decepción y la impotencia que había en mi corazón por mi primer parto.  Junto a ella entendí la anatomía de mi embarazo, aprendí ejercicios tanto de respiración como físicos para manejar el dolor (analgesia natural) en las etapas del parto; elaboré con ella mi plan de parto, pero lo mas importante fue que comprendí el poder que tenía como mujer a realizar todo para lo que fui diseñada por naturaleza ¡me conecté y sentí confianza con mi poder de parir!.

Te preguntarás bueno y ¿Qué es una doula?  No hay mejor definición que la que nos da Diana de la Montaña en su blog: “#UnaDoulaEs una mujer que te acompaña durante la gestación, el trabajo de parto y postparto brindando información, contención y apoyo continuo.”

En su último artículo Diana agrega: “Una doula es una mujer que se ha reconciliado con su feminidad, que ha retornado a los libros de la magia, milagro y misterio del nacimiento, que honra a cada mujer…

Una doula abre el camino para inspirar a otras mujeres en su propia conexión, el encuentro con su propia sabiduría, con su instinto. Podremos acompañar, pero no enseñar a parir, parir viene en nuestra memoria, en nuestras células, en nuestro ADN, en la sangre, en nuestra naturaleza. Una Doula acompaña a otra mujer a recordar lo que ya es.”

BENEFICIOS DE TENER UNA DOULA.

  • A la madre, promoviendo la conexión trascendente de ella con esa vida que la habita. Brindándole información, contención y apoyo, empoderándola para el parto, favoreciendo la segregación de Oxitocina, la implicada en el vínculo madre-hijo.
  • Al involucrar al padre y darle un rol más activo en el acompañamiento, lleva la comunicación de la pareja a un nivel muy profundo y promueve el vínculo de la triada: madre-hijo-padre.
  • Al bebé porque está habitando un útero con mayor consciencia, con menor ansiedad y estrés. Atravesará el canal del parto de una mujer con mayores niveles de oxitocina, sintiéndose profundamente amado.
  • Al personal de salud porque una mujer que se ha preparado llega a la clínica con un trabajo de parto más avanzado y empoderada de su momento. Esta es una oportunidad para reivindicar el lugar más poderoso de la mujer, la sabiduría, es la posibilidad de aprender con humildad del instinto, acompañando con respeto.
  • A la familia, pues invita a que el entorno de la madre que se acompaña con una Doula sea un entorno tranquilo, que encuentra en el proceso un sentido, un ritmo, un estilo de vida, una decisión de cambio en la historia.
  • A la sociedad, un niño que nace de una madre informada, una madre emocional, física y espiritualmente preparada; con un padre consciente, activo y presente; con una familia respetuosa y con un entorno que promueve el respeto, será un niño que crecerá sintiéndose amado, seguro, protegido, contenido, respetado. Será el adulto que decida e impacte en la sociedad en gran medida.

Por esto y quizá mucho más es importante que consideres contar con una Doula durante tu embarazo.

¡Gracias Diana! ¡gracias Tina! ¡gracias Marcela! Gracias a cada una de las mujeres – Doulas que se han preparado y comprometido en amor a acompañarnos en la travesía de ser mamás, reconciliándonos con nuestro ser mujer.

Referencia.

Tomado del Blog de la Doula Diana la montaña: http://dianadelamontana.com/blog/gestacion/53-las-doulas-benefician-a-todos

¿Deseas Recibir Noticias?