La asesora en lactancia Lorena Beltrán, creadora del grupo de apoyo en Facebook “Amamantar Colombia” nos explica qué es una mastitis y cómo tratarla.

La mastitis es un tema amplio y complejo del cuál aún no se sabe todo. Está en constante investigación y hasta la fecha no hay consenso en la clasificación “oficial” de los diferentes tipos de mastitis, sin embargo acá te explicaremos sus diferentes síntomas y qué hacer.

¿Qué es una mastitis?

La mastitis es una inflamación de un uno o varios lóbulos  de la glándula mamaria. Esta inflamación puede ir acompañada de una infección o no. Se puede llegar a confundir con una obstrucción y por eso hoy queremos que  aprendas a diferenciarlo.

Empecemos por entender que la leche humana es un tejido vivo en donde conviven diferentes cepas bacterianas, a esto se le conoce como MICROBIOTA. La mastitis se da por una alteración en esta microbiota.

¿Qué causa una mastitis?

  • Mal agarre del bebé o grietas en el pezón.
  • Retención de leche mal tratada o mal vaciamiento del pecho a la hora de amamantar.
  • Uso de antibióticos.

Clases de mastitis

En la actualidad las mastitis podrían clasificar en mastitis clínicas (agudas y subagudas) o subclínicas. Sin embargo, se cree que las mastitis subagudas o subclínicas aún no tienen suficiente sustento científico para su clasificación.

MASTITIS CLÍNICA AGUDA:

Esta es la mastitis más “popular” y la que más sintomatología tiene. Se caracteriza por:

  • La aparición de fiebre
  • Dolor en las articulaciones
  • Zona roja en el pecho
  • Dolor localizado en alguna parte del pecho
  • Mucho cansancio y escalofríos.

Algunas madres han confundido esta sintomatología con gripe. Bien dice Carlos González (Pediatra) que la mujer que amamanta y que tiene síntomas de gripe, es mastitis hasta que se demuestre lo contrario. Estas mastitis si no son tratadas adecuadamente pueden derivar en un absceso mamario.

MASTITIS CLÍNICA SUBAGUDA

Esta mastitis son muy infravaloradas porque su sintomatología no coincide con las mastitis “popular”. En este caso:

  • Solo se presenta una zona dura
  • No hay enrojecimiento
  • No hay fiebre

Sin embargo estas mastitis son las más comunes y las madres solo describen una sensación de ardor o pinchazos, cuando dan el pecho, como si les ardiera el paso de la leche a través de los conductos.

MASTITIS SUBCLÍNICAS

Es una mastitis causada por los mismos agentes que la mastiti subaguda; sin embargo el único síntoma de esta mastitis es:

  • La madre siente que no le sale leche, o que tiene poca producción de leche.

Esto, más el rechazo o malestar del bebé en el pecho puede confundirse con otras cosas como crisis de lactancia o una hipogalactia (baja producción). Lo que sucede en este caso es que se crean unas “telitas” de calcio que estrecha el conducto y dificultan la salida de la leche. Es unas mastitis difícil de detectar por la escasa sintomatología que tiene.

¿Qué puedes hacer si tienes mastitis?

El doctor González, en su libro “Un regalo para toda la vida” dice que la mitad de las mastitis pueden curarse solas sin necesidad de antibióticos. Sin embargo, eso no quiere decir que no debes hacer nada. Si tienes mastitis debes:

  • Dar el pecho muy seguido
  • Nunca dejar de amamantar del pecho enfermo.
  • El bebé eventualmente podría rechazar el pecho porque la leche se torna algo salada, si esto sucede, usa el extractor o tu mano para vaciar el pecho constantemente.
  • Si tienes grietas, lavarte los pechos al menos 3 veces al día con agua y jabón y dejar los pechos al aire todo el tiempo posible.
  • Tomar probióticos o alimentos fermentados.
  • Vitamina C.
  • Usar frío en la zona dura o enrojecida.
  • Evitar usar compresas calientes.
  • Puedes usar hojas de repollo frías.
  • No aplicar tu propia leche.
  • Tomar un antiinflamatorio recetado por tu médico.
  • Descansar.

Si tomando estas medidas, dentro de las 24 horas de la aparición de los primeros síntomas, la fiebre no desaparece, acude con tu médico para que te recete el antibiótico adecuado.

Es posible que si te tocó tomar antibióticos para curar una mastitis, y no fueron los adecuados o no los tomaste correctamente sufras un repetición de esta, porque el antibiótico puede alterar la microbiota. Se cree que el uso de probióticos podría ayudar a contrarrestar este efecto.

Si sospechas que tienes una mastitis, comunícate con una asesora o consultora de lactancia o tu médico de cabecera.

Conoce la historia de una mamá que superó una mastitis y ésta fue la oportunidad para relactar a su peque y establecer lactancia exclusiva. Haz clic aquí.

¿Deseas Recibir Noticias?