¿Sabías que cuando te conviertes en mamá, aflora tu capacidad creativa? Desde la gestación te conviertes en co-creadora de vida, recreas el génesis en tu útero.

Cuando das a luz a tu bebé, tu cuerpo mágicamente crea leche para alimentar a tu peque y así cada etapa de tu maternidad te inspira, libera tu creatividad.

Aflora en ti la capacidad de sorprenderte (como lo hacen los niños), así como la capacidad de resolver problemas con un desborde de ingenio.

Desde que soy mamá soy más sensible y tengo momentos explosivos para inventar, componer, diseñar, escribir y emprender. También soy más sensible a las necesidades de los demás, especialmente con otras madres.

Esa energía creativa es la que me llevó a gestar y parir Ciudad Mamá hace dos años. Sin duda es la misma fuerza que me impulsó a volver realidad Ciudad Mamá Fest junto a mi hermana, mi familia y un equipo maravilloso.

Es también la misma fuerza que me llevó hace unos días a escribir el siguiente poema (si así se puede llamar) en honor al privilegio de poder amamantar a mi bebé, disfrutar del vínculo que nos une y ser testigo de su crecimiento.

NOTA: Cuando lo termines de leer te pido porfa me cuentes, en los comentarios abajo, de qué manera te ha inspirado tu hijo(a) ¿cómo se ha manifestado en ti la creatividad 😉 ?

…Ahora si el poema:

lactancia materna es un árbol de vida

“Cuando el latido de tu corazón se funde con el mío,
cuando tu mirada me conquista y quedo atrapada en tus encantos,
cuando tocas mi nariz y siento tu olor de pureza,
cuando soy tu cueva… tu refugio, quedamos enlazados… soy tu lecho.
Luego te deslizas entre mis piernas hasta llegar al suelo,
quieres explorar el mundo.
No te alejas mucho, todavía el cordón umbilical invisible nos conecta.
Das un paso y me miras, das otro y me vuelves a mirar…
aquí estoy, no me voy, estoy contigo!
Descubres texturas, sonidos, sabores, tu reflejo…
frunces el ceño, liberas tu furia, tus ojos titilan con ternura infinita,
tus encías se muestran de par en par con desborde de alegría,
blanco o negro no es tu premisa… vives entre matices cada día.
Expresas tus uuuuggg, auuuyyeeyee, tgutgu, tata, ammguu,
agnananana, ayeeeeee, teta y mi favorita: mammaaa, amamaa.
Desde el suelo me miras indignado, alzas tus brazos,
te subo a mi pecho y nos fundimos nuevamente en un abrazo infinito.
Te enchufas y quedas extasiado con tu elixir de leche y miel. Estamos conectados por el árbol de vida…
Dejamos de ser dos y nos volvemos uno por un instante.
Solo puedo finalizar con una frase de mi tierra: “Me tienes derretida como mantequilla en bollo caliente?Jajajajajaja” (A propósito… soy costeña! Entiéndase bollo como envuelto?) Tanta palabra poética, para finalizar con una gracia de mi tierra?”

¡¡¡Aprovecha tu creatividad, sé genuina, inspira a otras!!!

PD: ¿Quieres hacer tu propia imagen de lactancia con el árbol de vida? Haz clic aquí.

¿Deseas Recibir Noticias?