¿Cuál fue la primera pregunta que te hiciste cuando te enteraste que estabas embarazada? Por casualidad no fue… ¿Y ahora cómo me debo cuidar?

Apuesto que no fue solo una pregunta. Probablemente cuando viste el resultado “positivo” vino una avalancha de dudas e inquietudes sobre esta nueva etapa de tu vida: ¿Qué debo hacer para cuidar a mi bebé y que éste se desarrolle sano y fuerte? ¿Cómo debe ser mi alimentación? ¿Dónde encuentro información sobre lo que pasa en mi cuerpo y con mi bebé? ¿Cuánto voy a subir de peso? Y muchas más.

A mi también me pasó. Además parece que la información que te da el/la obstetra no es suficiente. Deseas buscar la respuesta a cada nueva duda que te surge donde sea posible. Por eso, pensando en tu bienestar tenemos para ti una lista de cuidados que son claves en esta fase de la maternidad.

Cuidados generales durante el embarazo:

1) Alimentación equilibrada
– Come todos los grupos alimenticios
– Come 5 veces al día: 3 comidas principales y dos meriendas.
– Procura distribuir los alimentos diarios por grupos:
o 5 porciones de frutas
o 2 o 3 de vegetales
o 5 proteínas
o 5 harinas/ carbohidratos
o 2 a 3 lácteos
o 8 vasos de agua
o Reduce el consumo de cafeínas.
o Evita las gasosas y las comidas chatarra.
o Dulces… de vez en cuando ☺
o Evita el alcohol y el cigarrillo.
– La higiene de las frutas y vegetales, así como evitar el consumo de carnes crudas es fundamental para evitar el parásito de la toxoplasmosis. También ten en cuenta lavar tus manos con frecuencia en particular si manipulas alimentos.
– Evita comer mariscos.
– El consumo de pescado restríngelo a 1 vez por semana debido al mercurio.

2) Control del peso mensual.
Por lo general se aumenta 1 kilo por mes los 6 primeros meses. En el último trimestre al aumento de peso es mayor debido a que el bebé gana más peso, se puede aumentar entre 2 a 2 kilos y medio.

Sin embargo esto depende del Índice de Masa Corporal con el que iniciaste el embarazo:
– Si empezaste con un IMC entre 18.5 y 24.9 (normal), debes aumentar entre 11,5 a 15,9 kg.
– Si empezaste con un IMC de menos de 18.5 (debajo del peso), debes aumentar entre 12,5 a 18 kg.
– Si empezaste con un IMC de 25 a 29.9 (sobrepeso), debes aumentar entre 7 a 11,5 kg.
Es ideal que consultes a un nutricionista para llevar el control del peso y la alimentación.

3) Hacer ejercicio
Si tu trabajo o rutina diaria no te permite ir a un gimnasio o hacer pilates, los médicos recomiendan al menos camicar entre media hora y una hora diaria. En casa puedes hacer ejercicios de estiramiento en especial de espalda, cadera y piernas.

4) Dormir.
¡Procura dormir todo lo que puedas! Aprovecha los dos primeros trimestres. Es beneficioso para tu descanso y para el crecimiento y desarrollo de tu bebé. Una manera de organizar el sueño durante el embarazo es hacer una siesta de 30 a 60 minutos durante el día y dormir al menos 8 horas en la noche. Esto hará que estés más alerta, mejora la memoria y en general reduce los síntomas de fatiga durante esta etapa.

En el último trimestre es más dificil dormir debido al peso de la barriga, la presión que ésta hace sobre los órganos, en particular sobre la bejiga lo cual hace que vayas con más frecuencia al baño incluso en la madrugada.

Los médicos recomiendan dormir sobre el lado izquierdo, ya que esto ayuda a que la sangre y los nutrientes fluyan hasta la placenta y tu bebé. Le permite a tus riñones eliminar desechos y fluidos. Si puedes tener las piernas y las rodillas flexionadas y una almohada entre las piernas es mucho mejor porque te facilita el descanso sobre todo cuando tu pancita esté más grande.

5) Citas de control con el Obstetra
Es muy importante que mes a mes vayas a la cita con tu obstetra, pues éste llevará un control de tu peso, te guiará en el manejo de los síntomas como la acidez, agrieras, nauseas y mareos en caso que se te presenten. llevará un control de los resultados de los exámenes médicos que te mande. No solo te autoriza las ecografías, sino que te explica cómo va el desarrollo de tu bebé y en caso de que se presente alguna eventualidad es quien te guía a tratar lo que se presente. Monitorea los signos de tu bebé. Es quien puede resolver mejor cada duda que tengas ¡Te ayuda a traer al mundo tu bebé!

6) Ecografías
Éstas son fundamentales porque ellas te indican la evolución de tu bebé y te permiten ver y oír al ser maravillso que crece en tu pancita. Son alrededor de 5 ecografías durante el embarazo. La primera que identifica la edad gestacional de bebé (Semana 5 a 7), la segunda a la semana 12 , la tercera entre las semanas 18 y 20, la cuarta hacia la semana 28 y la última entre las semanas 34 y 36.

¿Por qué razón son útiles las ecografías? Porque Permiten:

– Detectar malformaciones.
– Evaluar el desarrollo anatómico del feto.
– Detectar anomalías o patologías del embarazo.
– Evaluar el crecimiento del feto.
– Verificar su posición.
– Calcular su edad gestacional
– Monitorear su ritmo cardiaco
– Observar el estado de la placenta.
– Evaluar el líquido amniótic.
– Estimar el peso del bebé.
– Entre otros.

7) Estar alerta a señales o síntomas fuera de lo normal
Si observas sangrado, emorragias o un flujo vaginal abundante que te genere picazón vé a urgencias. Puedes estar presentando un aborto o en la antesala de uno.

8) Estar atenta a las manifestaciones del bebé.
Es lindo cuando se empieza a sentir las pataditas y los movimientos del bebé. Aprende a reconocer cuándo se mueve y si hay algún alimento o actividad que estimule sus movimientos. Cuando estás en las ultimas semana tu peque tiende a moverse menos, debido a su tamaño y al poco estacio que le queda. Por eso es importate que lo chequees continuamente en esta etapa porque si no se manifiesta es señal de que algo le está pasando. Sólo tu obstetra te confirmará qué debes hacer en esos casos.

9) Manejo de la inflamación y las lumbalgias
Con el crecimiento de la barriga es normal que los pies se se inflamen y tener lumbalgias (Dolor en la parte lumbal de la espalda).

10) Sexo durante el embarazo
Si llevas un embarazo es normal… Amiga puedes tener relaciones hasta justo antes de que rompas la fuente ☺. Entiendo que te preocupe hacerle daño a tu bebé, a mi también me preocupaba; pero no te afanes, la Obstetra Marcela Lomanto explica que durante el sexo no se le hace daño al bebé, porque el cuello del útero está sellado por una gruesa membrana mucosa que lo protege contra infecciones.

Sin embargo, si has tenido hemorragia vaginal o pérdidas de sangre al comienzo del embarazo, es probable que tu médico te aconseje no tener relaciones sexuales hasta pasadas las 14 semanas. En estos casos siempre es mejor consultar al médico.

¿Deseas Recibir Noticias?