Durante el embarazo el comentario más común que recibí de quienes ya habían sido papás fue: “Aprovecha y duerme ahora toooodo lo que puedas, porque cuando nazca tu bebé eso será muy dificil”. “Trata de Dormir Toda la Noche y descansa lo que más puedas” ¿Por casualidad te pasó a ti también?

Como buena mamá primeriza hice caso y procuré dormir lo que más pude. Eso sí hasta el sexto mes, porque luego creció mucho la barriga y dormir era toda una proeza. El dolor en la espalda, el cansancio en las piernas y las ganas de ir al baño en la madrugada parecían la preparación a lo que enfrentaría con el nacimiento de CG.

Por el curso psicoprofiláctico aprendí que el lapso de sueño de los recién nacidos es entre 2 y 3 horas continuas, varias veces al día, para un total de 17 a 19 horas por día durante las primeras semanas. Lo comprobé con CG, él dormía entre 1 y 3 horas por lapso.

Procuraba no dejarlo dormir más de ese tiempo para que comiera, en caso de que no se levantara antes, y así evitar la famosa hipoglicemia infantil. Me daba susto que le fuera a dar una baja de azúcar sólo por no alimentarlo a tiempo.

La regla de oro durante esta época fue: “cuando tu bebé duerme, aprovecha y duerme tu también” ¿Te suena familiar?

La buena noticia es que poco a poco tu bebé va tomando una rutina de sueño y así tu también podrás descansar un poco más ¿Cómo lograrlo? Con paciencia ☺, disciplina y los siguientes trucos que te comparto a continuación.

Estos trucos los aprendí del Pediatra Gustavo Romero Hanni y de mi abuela Marina, quienes me dijeron “Después de que el niño cumpla los 60 días de nacido, puedes hacer los siguiente pasos para desarrollar una rutina del sueño nocturno con él”:

1) Darle un baño antes de dormir.

El agua los relaja y si está tibia mucho más. Lo importante es que repitas cada noche este paso, así el bebé asociará esa acción con la hora del sueño más largo. Recuerda que las rutinas son muy importante en ellos, ser constante es nuestro deber ¡Ellos son muy inteligentes y aprenden rápido! Ten en cuenta que el baño no debe ser largo, para evitarles la sensación de frío. En caso de que por algún virus el niño se enferme, lo más recomendable es parar el baño nocturno y limpiarlo con pañitos húmedos. Luego de superada la virosis, retomas los baños.

2) Alimentarlo hasta que quede bien saciado.

Cuando el bebé toma su leche, ya sea materna o de fórmula, es necesario asegurarnos que quede saciado, además que haya botado los gases; Así evitaremos que el feflujo o los cólicos lo despierten.

3) Asegurarse que el pañal esté seco antes de acostarlo.

Esto permitirá que el pañal le aguante toda la noche. Además es importante que le apliques una buena cantidad de crema antipañalitis para evitar que le dé irritación en la colita.

4) Cantarle una canción que sea sólo para la hora de dormir.

Aquí te comparto una canción que yo le inventé a CG una noche para dormirlo:

“A dormir, a dormir, mi bebé bendecido.
Eres un regalito, que del cielo mandó Dios.
Y yo estoy muy feliz, de tenerte en mis brazos.
Y yo estoy muy feliz, de tenerte hoy aquí.
A dormir, a dormir, mi bebé tan precioso.
Eres un regalito, que del cielo mandó Dios.
y yo estoy muy feliz, de tenerte en mis brazos.
y yo estoy muy feliz, de tenerte hoy aquí”

Todas las noches lo abrazo, se la canto, él se ríe y ya sabe qué pasa después de cantársela. Ahora si no te gusta cantar, otra opción es ponerle música apacible para que se relaje y se duerma, eso sí te recomiendo que apenas caiga profundo, quites la música para que su cerebro no siga activo por ésta, sino que descanse.

5) No le leo cuentos.

Contrario a la creencia popular de leerle un cuento al peque antes de dormirlo, yo lo evito. Una consultora experta en estimulación me explicaba que al leerle antes de dormir, el niño asociaría la lectura con el sueño y eventualmente cuando leyera algún libro en otra hora del día, lo más probable es que se durmiera. La consultora me recomendó que siempre le leyera en el día para que esta fuera una actividad divertida para el niño; o si se leía en la noche, que no fuera justo antes de dormir, sino en su momento más activo.

6) Perder dos o tres noches.(esto está mandado a recoger)

Voy a dejar el escrito de hace dos años cuando puse en práctica esta recomendación que me dio el pediatra del momento. Sin embargo, hoy en día después de leer, asistir a charlas, escuchar mi instinto, escuchar a mamás expertas y luego de ser mamá por segunda vez te puedo decir con certeza que este consejo está mandado a recoger.

Si alguien te de este consejo, por favor no lo hagas. Es pérdida de tiempo y puede tener repercusiones en el sistema límbico de tu bebé. Por el contrario el colecho respeta el desarrollo natural del sueño, al igual que tu paciencia.

“¿Qué significa? Tal vez no te gustará mucho, pero créeme que funciona. No lo digo solo por mi, sino por las mamás que tuvieron a sus bebés hacia la misma época que yo, por mi mamá, mis tías y mi abuela quienes también lo pusieron en práctica. Esto significa que cuando tomas la decisión de entrenar a tu bebé para que duerma toda la noche, éste debe dormir un lapso de 5 a 7 horas corridas durante la noche. Para lograrlo ¿Qué se debe hacer?: Cuando se despierte en la madrugada, debes dejarlo/a llorar en su cuna o corral sin acercarte a ella/ él hasta que retome el sueño por sí solo o sola. No es fácil, te lo aseguro. Lo pensé por varios días. Cuando tomé la decisión de seguir este consejo, yo quería salir corriendo a abrazarlo y arrullarlo; pero con lágrimas en los ojos me contuve de hacerlo. Sin embargo ese esfuerzo de tres noches (en mi caso) dio resultado y después de ello CG empezó a dormir corrido entre las 10:30 de la noche hasta las 5 de la mañana. Esto permitió que yo pudiera descansar un poco más y tuviera más energía para jugar con él durante el día, así como para desarrollar las actividades cotidiana de la casa.Eso sí, en dos ocaciones se ha enfermado y eso alteró sus tiempo de sueño.

Ojo:

El bebé necesita saber que cuando llora la mamá estará allí para atenderlo y protegerlo.

Espero que estas seis claves te funcionen para que tu peque empiece a dormir toda la noche.

Cuéntanos los pasos que pusiste en práctica para logralo o déjanos tus comentarios sobre qué piensas del tema.
 
 

¿Deseas Recibir Noticias?