En nuestro artículo REINVÉNTATE, te conté el caos que generan en nuestras vidas los cambios al emprender y ver como nuestros hijos crecen. Hoy quiero compartir contigo algunas herramientas que utilicé para crear orden en esta revolución.

Enfréntate a ti misma

 
Estas primeras semanas del año me han llevado a enfrentar mis temores, evaluar mis sueños, mis propósitos y validar qué tan capaz soy de ejercer mi maternidad, salir adelante con mi esposo, administrar el hogar y cumplir mis sueños con el proyecto de Ciudad Mamá.

 

Sin duda se puede lograr, pero son importantes ciertas herramientas para cumplir con tus objetivos ambiciosos siendo mamá. Reconoce que tienes temor o miedo a enfrentar tu realidad, en vez de negarlo, y avanza.

Visualiza

 
Me di cuenta que lo primero que tenía que hacer era visualizar mis propósitos de este año, A qué le iba a dar prioridad y como iba distribuir el tiempo para cumplir con cada propósito. Entendí que debía diseñar una nueva rutina que me permitiera tener tiempo para alistar a mis hijos, preparar el desayuno, llevarlos al jardín y volver a casa con energía para trabajar en Ciudad Mamá atender las tareas de la casa.

Todo esto es muy difícil de lograr sola, el trabajo en equipo con mi esposo ha sido fundamental para poder planear y hacerlo posible.

Arma tu estrategia

 
Plantea unas rutinas tanto para ti como para la dinámica familiar. Crea un plan de acción, trabaja en equipo con tu familia, tu esposo y tus hijos, genera pequeñas disciplinas que puedas cumplir y valida permanentemente tus resultados.

Probar, errar y corregir es válido

 
Este proceso me ha hecho validar qué funciona mejor. Cosas tan simples como si levantarme y preparar el desayuno primero, o bañarme primero y después preparar el desayuno, tienen impactos en cómo se desarrollan los días. En fin ha sido la oportunidad para identificar qué que es lo que funciona mejor Y que sea más efectivo a en el manejo del tiempo. Diseñar menús para el tema del desayuno del almuerzo de la cena anticiparme con las meriendas que les voy enviar a los niños al jardín.

Ordena la casa

 
El inicio de año es el momento perfecto para cambiar cosas. Ordenar la casa no es solo una metáfora; además de organizar muchas cosas de Ciudad Mamá, me he dedicado a poner orden en mi propia casa.
 
Liderar un proyecto, ser emprendedora, tener dos hijos, dedicar tiempo de calidad con mi esposo, atender y administrar la casa, no es fácil hacerlo todo sin poner orden primero. Aparentemente no tiene importancia, pero se desarrolla la habilidad de ordenar el resto de áreas de la vida.
 
Esto implica enfrentarte a tus miedos, y aprender por ti misma cómo estructurar tu rutina, validar qué funciona y qué no, poner en práctica la prueba y error.
 
No sé si te ha pasado, pero cuando estás arreglando el cuarto porque tienes mucho desorden el primer paso es desordenar todavía más, porque tienes que sacar lo que no necesitas, quitar el polvo, limpiar el espacio y luego si poner todo en su lugar.
 
Como mamás todos los días estamos aprendiendo. Tenemos la responsabilidad de conocer a nuestros hijos, conocernos a nosotras mismas para saber hasta dónde podemos llegar, identificar nuestros límites y también nuestros alcances.

¿Deseas Recibir Noticias?