¿Qué debo tener en cuenta para la lactancia materna después del parto?

Cuando estamos en las últimas semanas del embarazo y vemos que el parto se aproxima uno de los temas que nos preocupa es la lactancia. A nuestro alrededor encontramos casos de éxito y de “fracaso” que nos hacen cuestionar sobre nuestras capacidades para brindarle a nuestros bebés el alimento que necesitan.

Estoy convencida que lo más importante para tener una lactancia materna exitosa es estar informadas y empoderadas; así evitaremos que nos desorienten (ya sea a propósito o por ignorancia por parte del cuerpo médico que nos atienda en el parto) respecto a lo que nuestro cuerpo por naturaleza está diseñado para brindar a nuestro bebé.

Por eso te comparto 10 tips para que tengas una lactancia materna exitosa cuando nazca tu bebé:

  1. Pega a tu bebé inmediatamente después del parto. Además de darte el beneficio que tu útero se contraiga y vuelva a su lugar pronto, también le da la señal a tu cuerpo que empezó la producción de leche para el recién nacido.
  2. Evita que le den tetero después que nazca, puede causarle “confusión de pezón”. Eso trae como consecuencia que rechace tomar tu leche, debido a que con el tetero hace menor esfuerzo para recibir su alimento.
  3. Evita que las enfermeras toquen tus pezones para ayudarte a saber si ya tienes leche o no. Si la enfermera no sabe qué puntos tocar en tu pezón y no se produce leche, te dará la idea errónea que no podrás alimentar adecuadamente a tu peque. Muchas mamás que viven esto se desaniman con la lactancia y desisten.
  4. Pega a tu bebé a libre demanda. Entre más es la demanda, mayor será la producción de leche.
  5. Para prevenir las grietas en tus pezones, especialmente los primeros días, es importante que tu bebé tenga buen agarre. En la imagen puedes observar que el bebé tiene los labios hacia fuera “como los pétalos de una flor” abarcando gran parte del pezón. El buen agarre evita las heridas y el dolor.
  6. Pon de tu propia leche materna en tu pezón y deja que seque. Esto ayuda a restaurar y sanar la piel con heridas o sensibilidad.
  7. Hidrátate constantemente. Sin duda sentirás mucha sed cada vez que amamantes a tu bebé, por tanto es importante que tengas cerca un vaso con agua.
  8. Las infusiones de hinojo, el agua de panela o leche con panela, la pony malta, la cerveza y otras bebidas recomendadas para “producir más leche”, realmente no funcionan para este fin. Sólo te harán subir de peso por el azúcar que contienen. Recuerda que la producción de leche aumenta a mayor demanda de tu bebé y si estás bien hidratada, lo cual puede ser con agua.
  9.  El porteo beneficia la lactancia materna con tu bebé. Cuando el bebé se alimenta en posición vertical, tiene mejor digestión, se reduce el reflujo y se siente seguro estando tan cerca de mamá oyendo su corazón.
  10. Las tomas no se hacen con cronómetro en mano. Es importante que cuando des un seno a tu peque, le permitas que tome tooooodo de ese seno hasta que tu veas que lo haya vaciado. No importa que esto implique darle el mismo seno en dos tomas diferentes. Recuerda que al amamantar a tu peque, al principio sale la leche con mayor cantidad de agua y luego sale la leche con mayor contenido graso. Tu bebé necesita las dos.

Encuentra en nuestra página y redes sociales más tips sobre lactancia y artículos interesantes que te ayudarán a resolver tus dudas.

Compártenos tu experiencia con la lactancia materna en los comentarios de este artículo. Si aún estás embarazada, cuéntanos tus preguntas y estaremos atentos a dar respuesta a ellas con la ayuda de expertos en el tema.

¿Deseas Recibir Noticias?